“El talento es una capacidad que reside en todas las personas,  pero no todas la ponen en valor”. ¿Quieres conocer las aportaciones de Ignacio Bernabé, que cambiaron el paradigma sobre el talento?.

Nelson Rueda, CEO de COACHING MANAGEMENT CONSULTANTS y Consultor Certificado en COLOMBIA, nos lo acerca algunas claves con este excelente artículo.

 

Pocas cosas en la vida se pueden generalizar, sin embargo en nuestro tiempo “muchos seres humanos perciben que están viviendo equivocadamente y permanecen allí; otros toman la rienda de sus vidas y rectifican, más hay aquellos que se encuentran atados e inmersos en sus convicciones, en sus miedos e inseguridades, y no logran salir. Giran y giran en un círculo vicioso, hasta que llega algo o alguien y lo ayuda.

Una de las concepciones que entran en la anterior línea de pensamiento es la relacionada con la Gestión y el Desarrollo Estratégico del Talento y quien llega, para ayudarnos a pensar en otra dirección, es Ignacio Bernabé, una de las voces más autorizadas del mundo del pensamiento, la comunicación, el estudio y la investigación en Management, desde nuevas perspectivas humanistas.

Para ello Bernabé, en la búsqueda de marcos Filosófico-Empírico y  Científico-Conceptuales, nos hace un recorrido histórico, partiendo de la concepción de la Gestión del Talento estructurada inicialmente por David Watkins de Softscape en 1998 y luego caminando a través de la evolución que generan en el concepto pensadores como  Dave Ulrich – Talento = (Capacidad (saber) x compromiso (querer))+ entorno adecuado (poder)- , Juan Carlos Cubeiro – Talento = capacidad (saber) x compromiso (querer) x actitud (comportamiento) – y Pilar Jericó – Talento = capacidad (saber) x compromiso (querer) x acción (hacer).

Con estos referentes previos, tras haber dejado claro que “hablábamos hasta aquel entonces de la gestión del talento como un proceso orientado a mejorar la capacitación de los profesionales de una empresa y fidelizarlos, además de atraer a otros candidatos posibles…”, a comienzos de la década de los 2000, Bernabé inició la construcción de los marcos Teórico-Prácticos y Energético-Transformacionales del Growth Talent y a partir de ellos nos propone el término Gestión y desarrollo estratégico del talento.

Con esta nueva dimensión conceptual, Bernabé nos induce a la reflexión de lo que ha sido y lo que debería ser el “Proceso integral y estratégico orientado a servir a los profesionales de la empresa, para que encuentren sus propias motivaciones, y se comprometan a dar lo mejor de sí mismos, poniendo en valor su talento, capacitación y recursos, en aras de generar resultados extraordinarios”.

Bernabé, para consolidar su aporte al management desde la dimensión Personas, nos precisa seguidamente su mirada en torno al término gestión, el cual, en sus palabras “se refiere al manejo de un recurso, en este caso el talento, entendido como un recurso al servicio de la empresa, lo cual me espanta, pues no se gestiona a la persona como propietaria de talento, sino los factores o elementos que la empresa puede manejar, y que intervienen en la transformación del talento en competencia”.

Y desde este último elemento la transformación del talento en competencia Bernabé concluyó que el término “Gestión del Talento Humano” no se ajustaba a la necesidad, a la oportunidad y a la solución dada por esta disciplina. “…El importante matiz de orientarse a servir a las personas, así como la problemática de que las empresas centraban la gestión del talento a la captación de personas para puestos clave únicamente, y no tanto al desarrollo y fidelización de todos los profesionales de la organización, me hizo pensar en la necesidad de un nuevo concepto que se ajustara más a mi visión sobre las posibilidades de este campo de estudio”

Por tanto empezó a alejarse de términos tales como “Recursos Humanos” o “Capital Humano”, y a proponer que estos términos se cambien por el de “Personas”, mucho más ajustado a lo que se pretende, que es servir a las personas, en lugar de gestionarlas como recursos o como un capital a su servicio, matiz que provoca un gran cambio de percepción, de pensamiento, de sentimiento y de actuación”

Y es entonces cuando Bernabé nos entrega su magistral visión: “Competencia = talento en acción”

“Talento es una capacidad que como tal, no sirve de nada. Talento = potencial (no produce ningún tipo de resultado)”.

El talento es una capacidad que no sirve de nada si no se pone en valor, cuando lo hacemos le llamamos competencia, que es lo que genera resultados extraordinarios”.

Desde este paradigma, que se orienta a atraer, identificar y transformar el talento individual en alta competencia organizacional, se recogen las bases, objetivos y fundamentos del Capital-humanismo para alcanzar un objetivo fundamental: “crecer como personas –valores, actitudes, capacidades, compromisos…-, para crecer como profesionales, como organizaciones, como instituciones y como sociedad en general”,

Así es como Bernabé nos abre las puertas de una nueva manera de gestionar la visión (caminar, crecer, amar), el criterio (liderazgo, talento, equipo) y la pasión (competencia, compromiso, felicidad), en las organizaciones, y nos aporta el Growth Talent® como un modelo científico, que en el marco del Growth Management® se orienta a la transformación del talento individual (potencial latente) en alta competencia colectiva (potencial en valor).

 

Nelson Rueda

Consultor Certificado en COLOMBIA

CEO de COACHING MANAGEMENT CONSULTANTS

 

Este artículo ha sido publicado en Coaching Management Consultans S.A., pulse aquí para leerlo de la fuente.

 

¡PRÓXIMOS EVENTOS!

Si te ha interesado, quizá alguno de nuestros próximos eventos pueda aportarte valor.

Y si crees que puede ayudar a otras personas, te agradecemos mucho que lo compartas. ¡Gracias!

Ignacio y el equipo de TGMS

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario