Ayer un pájaro entró por la chimenea de casa y empezó a darse golpes contra el cristal en su inútil esfuerzo por intentar salir. Lo observé y pensé que era mejor dejar que se tranquilizara para liberarlo
. Cuando el pájaro entendió que de ahí no podría salir por sí mismo, se tranquilizó. No mostraba nerviosismo, ni ansiedad, sólo miraba a través del cristal como sabiendo que de un modo u otro saldría de allí. Entonces entreabrí la puerta, lo cogí y lo liberé. El ave voló libre de nuevo para seguir su camino vital.

la-leccion-del-pajaroEn ocasiones no vemos las salidas de nuestras prisiones, o la luz al final de nuestros túneles. Pensamos entonces que ya nada podemos hacer, desesperamos y entramos en procesos de ansiedad, tristeza o peor aún, depresión. Pero podemos aprender la lección de la naturaleza. El pájaro no se planteó que jamás saldría de allí. Simplemente tuvo paciencia y esperó a que la situación por si misma cambiara. Es decir, adaptó su actitud de una manera inteligente al escenario en el que se encontraba. No sirve de nada entregarnos a lo peor cuando ya nada podemos hacer o algo no está en nuestras manos, terminará por causarnos mucho más daño que la situación por si misma. Lo cierto es que en la mayoría de las ocasiones el caos termina por ordenarse por sí mismo. En otras, un golpe de suerte, una situación imprevisible o una mano amiga, resuelven muchos de nuestros problemas de un modo que jamás abríamos imaginado. Mantengamos pues siempre la esperanza con optimismo e ilusión.

4 comentarios

  1. Es cierto que ante el caos, una reflexión con tranquilidad, meditada amén del entorno en el que nos encontramos, puede darnos ubicuidad, sin embargo, la misma acción mental es movimiento aunque no tangible. La comprensión del pájaro, más bien parece una oración por misericordia o un anhelo de libertad, lo cual es acción también. «No Hagas nada y espera la desgracia…» Frase budista.

  2. Excelente nos deja realmente un mensaje de la actitud que deberíamos tener
    En determinadas ocacionenes……….Es un Campeón. Luis González Venezuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario